Todos los que somos propietarios en una comunidad hemos de asistir a las juntas, sus inicios ya son complicados ya que se van a tratar problemas de la comunidad y deben ponerse en un horario donde todos o al menos la mayoría hayan vuelto del trabajo. Llegamos cansados, con mil cosas en la cabeza y debemos ir a algún espacio común -o en algunos casos el salón del Presidente- y debemos ponernos todos de acuerdo en ciertos temas. Si ya las reuniones de trabajo con compañeros que conocemos y son profesionales a veces se complica, las juntas en comunidades medias o grandes son realmente un reto, pero...