Así es... una gran frase que se atribuye a Julio César hablando de su mujer y que si ha llegado a nuestros tiempos ¡es por algo! Y es que resume uno de los principios de la condición humana: si tú no te das a valer... ¡nadie lo va a hacer por ti!