En Colindar tenemos la satisfacción de pertenecer a una familia maravillosa: nada más y nada menos que la que conforman todos los que hacen posible el Programa Minerva.  Es un clan que derrocha creatividad, valor, corage, emprendimiento, dedicación, alegría...